Esto va de aprender fotografía disfrutando.

Aquí hablamos de cómo hacer mejores fotos, de técnica fotográfica, de qué cámara comprar, de luz, de composición... Si tiene que ver con la fotografía antes o después hablaremos de ello. Palabra.

El encuadre en tus fotografías (II). La orientación del encuadre

Encuadre en fotografía
En esta segunda entrega sobre el encuadre de nuestras fotos hablamos de la orientación de nuestro encuadre. Probablemente la primera decisión que debemos tomar una vez nos enfrentamos a una escena concreta.

En este post hablamos de...

Una vez hemos entendido qué es la proporción o ratio de aspecto de nuestro encuadre, llega el momento de empezar a utilizarlo de forma activa. Y la primera decisión que debemos tomar antes de realizar una foto es la orientación del encuadre en nuestra fotografía.

Es bastante intuitivo que en principio podemos tomar nuestra imagen en sentido horizontal o en sentido vertical. Empezaremos por ellos, pero veremos alguna cosa más…

El encuadre horizontal

Cuando disparamos en sentido horizontal quizás estamos adoptando la fórmula más natural de hacerlo. No en vano se trata de la posición natural de nuestra cámara y la mayor parte de las fotografías se suelen tomar en esta orientación.

Seguramente estamos más acostumbrados a «ver» en horizontal. Y no sólo porque gran parte del contenido visual que consumimos toma ese sentido (películas, monitores, televisión…), sino que también nuestros ojos están preparados biológicamente para ello.

Haz la prueba y verás como si miras el espacio en el que te encuentras, te resulta mucho más sencillo mover la vista de forma horizontal que vertical. El motivo es que tenemos un mayor rango de movimiento ocular en sentido horizontal.

Cuando encuadramos nuestra escena horizontalmente podremos conseguir de manera más sencilla imágenes serenas y estáticas. Además esta orientación nos permitirá ordenar los distintos elementos de nuestra foto de forma más natural, fomentando un recorrido visual fácil para el espectador.

Encuadre horizontal en fotografía
Elliott Erwitt nos regala este ejemplo de encuadre horizontal

Además, un plus importante es que podremos trabajar cómodamente la línea del horizonte de nuestra escena para que juegue a nuestro favor.

Sin embargo, y precisamente por todo lo dicho, el problema con la orientación horizontal viene asociado a que favorece composiciones bastante predecibles. Partiendo de que todo es opinable, creo que a priori es más difícil obtener una foto que realmente llame la atención cuando orientamos nuestro encuadre de forma horizontal.

Encuadrando verticalmente

Excluyendo las imágenes de retrato (la propia morfología de nuestro cuerpo se adapta bien a la orientación vertical), el encuadre vertical tiene más complicaciones intrínsecas.

En primer lugar porque, como comentaba antes, nuestros ojos tendrán que moverse de una forma incómoda para ellos. La lectura visual no va a resultar tan sencilla para el espectador.

Encuadre vertical
Cartier-Bresson nos enseña como usar el encuadre vertical.

Además un problema añadido radica en que muchas veces se genera una especie de gravedad que atraerá hacia abajo a los elementos de la imagen. La base de nuestra foto vertical va a generar mucho «peso» que tenemos que ser capaces de equilibrar (y no siempre es fácil).

Cierto es que vamos a poder conseguir más fácilmente sensaciones de dinamismo y fuerza o de estabilidad. Y además nos va a permitir que el juego con líneas se convierta en algo muy efectista en nuestras imágenes.

Encuadrando de forma inclinada

Vale, reconozco que tengo mis dudas a este respecto… Aunque muchos hablan de esta forma de encuadre como una orientación per se, casi siempre la foto resultante termina mostrándose de forma horizontal o vertical. Ahí aparecen mis dudas.

En este caso se trata de que la orientación del encuadre en nuestra fotografía se realizará tomando nuestra foto de forma que giramos unos 45º la cámara. Es una fórmula bastante utilizada en imágenes de deportes y acción y transmite mucho movimiento, tensión y dinamismo.

El usuario de Flickr Art DiNo encuadra inteligentemente de forma inclinada

No obstante, para mí esta forma de disparar tiene más que ver con ser un recurso ligado al tipo de plano (en siguientes artículos hablaremos de los planos) que a la orientación. De hecho a esta forma de encuadrar la escena se la conoce como Plano Holandés y tiene su origen en el cine expresionista alemán.

Cuando nuestra proporción es 1:1

Nos encontramos ante un caso atípico en el que no podemos decir que tengamos ninguna posibilidad de orientación de nuestra escena. La foto será cuadrada y ya.

No obstante, aunque sea como contrapunto a los casos vistos, conviene tener en cuenta algunos aspectos.

Al trabajar en un formato 1:1 nuestra foto no tendrá las características de orientación apaisada, ni las de la orientación vertical. Se trata de un caso especial, aunque curiosamente sea uno de los más utilizados en los últimos tiempos gracias a Instagram.

Hay bastante unanimidad respecto a la dificultad que tiene trabajar este formato especial de orientación de encuadre en fotografía. No existe en nuestro encuadre una línea visual que mande, que lleve la voz cantante y que ayude al espectador. Se trata de una propuesta con un punto de partida terriblemente estático, y esa es precisamente su dificultad.

Ante una imagen totalmente en blanco, pero tomada en un formato que permita su exposición en horizontal, el espectador de forma natural recorrería visualmente el lienzo (si, aunque esté en blanco… está estudiado). Sin embargo, con el formato cuadrado la vista se va directa al centro y ahí se acaba todo.

Encuadre cuadrado 1:1
Retrato disparado por el usuario de Flickr pxl77

Eso no quiere decir que no se puedan hacer fotos increíbles en 1:1. De hecho, en el anterior post hablábamos del formato medio analógico de por ejemplo 6×6, es decir, con una relación de aspecto 1:1. Vamos, que es un formato que se lleva disparando toda la vida.

Lo que debemos tener en cuenta es que, al tratarse de una forma cuadrada y tener una especie de equilibrio visual justo en el centro, favorecerá composiciones simétricas o muy centradas en un sólo elemento, al igual que cierta forma de minimalismo visual.

Y hasta aquí lo que te puedo contar sobre la orientación del encuadre. En la próxima entrega de esta serie sobre el encuadre fotográfico hablaremos de planos.